Si el título de esta entrada os parece confuso, os alegrará saber que no sois los únicos que estáis experimentando ese sentimiento ahora mismo.

He tenido el placer de ver Techo y comida hace poco. Sí, ese crudo pero necesario film (¡así que quedáis todos obligados a verla!) sobre la crisis económica que ha acuciado a este país.

Este drama social dirigido por Juan Miguel del Castillo, debe su mayor acierto a dos nombres propios: Natalia de Molina y Jaime López, pero también a esa fuerza que sacan las personas (muchas veces no se explica de dónde) cuando se encuentran en situaciones límite.

Techo y comida, finaliza con una frase: “¿Y a ti quién te rescata?”

Y precisamente, de rescatar va la cosa. En este caso, rescato los Carnavales de Cádiz en otoño para dejaros algunas de mis comparsas favoritas, de esas que también reivindican, en todos los ámbitos de la vida, techo y comida.


Los gatos callejeros – Recuerdo aquella noche (en contra del maltrato animal)

“Aquí no puedes quedarte, tienes que largarte, espabila ya que la calle te come. Y si sales de esta y vives para contarlo, haz como los gatos: no te fíes jamás de los hombres”.


Los duendes coloraos – Sin ninguna intención de ofender (a la memoria histórica)

“Yo lo que tengo me lo he ganado, con mi sudor, sin apellidos y toda la vida trabajando”.


Los válidos  (a la silla de ruedas)

“Luchamos los dos por podernos pasear en un mundo sin barreras”.

Y cierro con Los gatos callejeros y la que sin duda, es mi letra favorita. Si habéis llegado hasta aquí, solamente me queda daros las gracias por leerme y dejaros con ellos:


Los gatos callejeros – Tú eres el futuro (a los estudiantes)

“Este pueblo lo que necesita es que lo rescaten, de políticos que han demostrado que no sirven para nada. […] sigue estudiando, que tú eres la esperanza, tú eres el futuro, tú eres el rescate… tú eres el rescate que estamos esperando”.

Anuncios