Para el V aniversario de este festival granadino asistieron casi 50.000 espectadores que cantaron al ritmo de Amaral, Love of Lesbian o Miss Caffeina para dar la bienvenida al otoño. Se celebró el día 23 y 24 de Septiembre en un descampado situado en el Paseo del Cortijo del Conde. Este año el festival podría haberse llamado “Maracena Sound”.

La capital granadina aspira a convertirse en la ciudad del rock y tras solo cinco años de su nacimiento el festival ha recaudado nueve millones de euros. El balance que han dejado los festivaleros en un fin de semana ha sido rentable para todos los rincones de la ciudad. Además, una gran ventaja es que ha coincidido con el inicio del curso universitario pasando a ser la excusa perfecta para celebrarlo. En su quinto aniversario el cartel del Granada Sound iba a ser especial (opinión que no comparto con los organizadores ya que es algo pobre en comparación con ediciones anteriores). El emplazamiento quedaba lejos de la ciudad y despertó alguna que otra queja (a pesar del servicio de autobuses del festival). En resumen, esta fórmula: un cartel plagado de nombres que gustan en la escena indie + una cabeza internacional + un buen ambiente. Sin embargo, el plato fuerte fue Amaral.

    Resultado de imagen de granada sound 2016 cartel             Resultado de imagen de granada sound 2016 cartel

El jueves 22 tuvo lugar en el Palacio de Córdoba el preludio del festival, al que asistieron miembros de prensa, invitados y afortunados obsequiados. En este lugar tan mágico situado a los pies de La Alhambra tocó Carlos Sadness acompañado de su ukelele y su guitarrista. Fue un directo muy cercano al público que dejó un buen sabor de boca.

VIERNES (23 de Septiembre)

A las cuatro de la tarde los almerienses Nixon fueron los encargados de abrir el festival en el escenario Negrita. Fueron bien recibidos por el público que los coreaba mientras saciaban su sed. A continuación tocó Carmen Boza, una artista que está dando mucho de que hablar, con sus melodías de guitarra, bajo y batería. Con esa voz peculiar que juega con lo desgarrador de sus letras sinceras y románticas. Sin embargo, el primer concierto que aglutinó a más festivaleros fue el de los catalanes Manel, superando la barrera del idioma. Después, la malagueña Anni B Sweet ponía el folk y pop de su reciente trabajo “Chasing Ilusions”. La gran anécdota fue la aparición en el escenario de Lori Meyers para acompañarla en una canción. Sin embargo, a la vez que en el escenario principal actuaba la supuestamente más aclamada Anni B Sweet, en uno de los escenarios secundarios se encontraba Rey Chico. Este grupo granadino fue una de las grandes sorpresas de este año, supo ganarse al público gracias a un espectacular directo y unas canciones con mucha marcha.

Puntuales y para los más nostálgicos “Estrella de Mar”, “No se que hacer con mi vida” nos trasportaron a la era de los 2000. Nos dejamos la voz al grito de “Revolución”. Las canciones del nuevo álbum de Eva Amaral  y Juan Aguirre comenzaban a sonar, con una enorme luna a la espalda para ambientar. “Unas veces se gana y otras se pierde” , dio salida a la combinación de nuevas y viejas canciones. Nocturnal no defraudó junto con la canción “Lo que nos mantiene unidos” que hizo al público imitar el baile disco de Eva y su theremin (instrumento musical electrónico en el que el tono es generado por dos osciladores de alta frecuencia y el terreno de juego controlada por el movimiento de la mano del artista hacia y desde el circuito).

No tenemos que olvidarnos de una actuación memorable como fue la de los andaluces Fuel Fandango con una puesta en escena espectacular haciendo gala de las raíces flamencas. Nita interpretaba esas melodías tan peculiares que mezcla lo andaluz con la electrónica y el rock. Uno de los grandes momentos fue cuando cantó “Salvaje” formando una energía especial entre el público. Ya de madrugada llegó León Benavente con sus letras peculiares y con un ritmo lleno de distorsión que se adueñaba del recinto. A pesar del espectáculo mucha gente prefirió reservar sus energías para darlo todo con Carlos Sadness. El mismo se quejó de la hora del concierto. El año anterior lo pusieron a las cuatro de la tarde y este a la dos de la madrugada, no hay término medio. A pesar de los fallos técnicos que provocaron que se le escuchase regular, dio todo en el escenario con “Miss Honolulu”, “Hoy es el día” y canciones de su actual álbum como “Perseide” o “Que electricidad”.

SÁBADO (24 de Septiembre)

Destacaron grupos como Arizona Baby y los sevillanos Full que este año han lanzado  su nuevo disco Tercera Guerra Mundial. La noche se puso interesante con Mis Caffeina y su búsqueda por desprenderse de la etiqueta de indies y abrazarse al pop. Dieron apertura con “Venimos” y siguieron con “Detroit” usando sintetizadores, trasportándonos a esa época ochentera. El momento más reivindicativo fue cuando el cantante habló a favor de la homosexualidad y en contra de los ideales eclesiásticos, dando paso a la canción “Oh Sana”.

Después llegó la cumbre de la noche junto con Love of Lesbian y su Poeta Halley. Cabe destacar su dedicatoria al grupo jienense Supersubmarina debido al accidente que sufrieron en septiembre, y el beso del cantante al guitarrista. Nos llevaron a 1999 empezando por “Cuando no me ves”, “Bajo el Volcán”, “Club de fans de John Boy”… Haciendo hueco para aflorar los sentimientos con “1999” y “Belice”. El espectáculo rompía las melodías con confeti junto a la improvisación de Balmes y unos acordes tocados con la guitarra acústica: Fantáaaaaasticoooo. Para poner fin a este festival los últimos en tocar fueron Second con su rock electrónico y finalmente se echaba el cierre con The Ting Tings, su punk, EDM, hip-hop y toques del DJ. La cabeza internacional dejó bastante que desear en esta quinta edición del Granada Sound.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios