En la historia de las series abundan aquellos personajes “malvados” de los que por razones que casi desconocemos, nos sentimos muy unidos, llegamos a cogerles cariño y casi a comprenderlos a pesar de que sabemos que lo que hacen no está bien. Pues uno de estos personajes es Raymond Reddington, el protagonista de la serie “The Blacklist”.

El argumento de la serie es el siguiente: El criminal más buscado del mundo, Thomas Raymond Reddington (James Spader), se entrega misteriosamente y se ofrece a delatar a todos los que alguna vez han colaborado con él. Su única condición: sólo colaborará con Elisabeth Keen (Megan Boone), una nueva agente del FBI, con quien parece tener alguna conexión que ella desconoce. (FILMAFFINITY)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Episodio tras episodio Reddington entrega a los criminales más buscados por el FBI, todos incluidos en una “lista negra”. Sin embargo, Reddington no lo hace por amor al arte, como todos sabemos busca algo, aunque no se sabe muy bien el qué. Su actividad criminal no cesa y hace cualquier cosa por conseguir lo que quiere. Eso sí, no lo hace de cualquier forma, no es un criminal que mata por matar o busca hacer daño, simplemente hace lo que necesita para sus objetivos, ni más, ni menos. Y lo hace de una manera “elegante”, no pierde los modales y tiene un carisma que engancha. Es imposible elegir un momento de la serie en el que te caiga mal.

Sin que sepamos por qué Elisabeth Keen es la niñita de sus ojos, y la proteje cueste lo que le cueste. Y poco a poco ella descubrirá que no todo en su vida es como creía. Una vida que da un vuelco justo cuando ella, recién casada y empezando su carrera en el FBI, se convierte en la detective indispensable para detener a un gran número de criminales (incluso, algunos de los que se desconocía su existencia).

Sólo me queda añadir que la recomiendo totalmente, ver un capítulo de esta serie es como ver una película de espías. La acción también está asegurada, las persecuciones en coches, efectos epeciales…. Cada criminal es distinto y la vida de los protagonistas va evolucionando con la serie. En España la serie se emite en Movistar +, y  ya está confirmada la existencia de una cuarta temporada.

Anuncios