Su nuevo trabajo conjuga un carácter sinfónico con sus mejores puros sonidos electrónicos. Un excelente ejemplo de lo que alguien como él puede aportar a la música cósmica.

“Mitología, ciencia y exploración del espacio son asuntos que me han fascinado desde que era un niño y siempre estuvieron conectados de alguna manera con mi música”, ha señalado Vangelis, para quien la música es “una fuerza sagrada del universo y su finalidad es elevar, inspirar y curar a la humanidad”.

Hace unos días escuché el nuevo disco de Vangelis Papathanassiou. Es considerado uno de los mayores monstruos musicales que quedan. Con una edad considerable sigue teniendo una agenda llena de proyectos para películas y documentales. Solo echarle un vistazo a su discografia produce vértigos, por lo extensa y magnífica que es. La mayoría de estos encargos le llegan de manos de su círculo de amistades y suelen ser obras más modestas. Vangelis está petrificado en un estilo compositivo clasicista desde los años noventa. En cualquier caso es cada vez mas raro álbumes nuevos, el ultimo creo que fue una versión de Chariots of Fire para teatro en el 2012.

No es raro que entre los encargos que llegan a sus manos se encontrase con ESA (Agencia Espacial Europea). Para acompañar a las grabaciones que se realizaron de la primera misión destinada a aterrizar en un cometa. No se sabe si fue por carácter promocional de la exploración o para recaudar fondos. Lo que si es cierto es que la ESA montó una campaña mediática a través de la plataforma YouTube para dar detalles del aterrizaje de Philae en el cometa 67P/Churiumov-Guerasimenko. Rosetta es el nombre de la sonda de la cual salió Philae.

Ha conseguido sorprender a esta altura de su carrera, no lo digo porque Rosetta sea uno de sus discos clásicos como compositor. Pero sí por salirse del esquema y no ser algo predecible como otras obras anteriores.


La canción “Origins (Arrival)” comienza con notas grandiosas, que recuerda a 1492: Conquest of ParadaisePero en un par de minutos rompe con un sintetizador que nos devuelve momentáneamente a sus sonidos clásicos como los de Spiral y unas campanillas al más puro estilo de Blade Runner. Le sigue el tema “Starstuff” algo mas pausado con una amplitud sonora impresionante. “Infitude” el regreso a los noventa con las notas de piano y los coros sin entrar en lo melódico. “Exo Genesis” con sus toques de percusión. “Celestial Whispers” es un Vangelis nuevo por la dulzura ingenua de la melodía y con un carácter soñador, más bien ambiental. “Sunlight” es elegante, no es machacona con la melodía pero sí reconocible. Mientras que “Rosetta” es  el tema más importante del disco y la más marcada del álbum, con sonidos de arpa sintéticos y un punto melódico. “Perihelion” es un tema bastante largo con diferentes fragmentos diferenciados, es la parte más experimental. Finalmente con “Return to de Void” es minimalista que nos invita a flotar en el solitario vacío del espacio.

El álbum esta estructurado con una narración musical. La sonda despega de la Tierra y viaja por el sistema Solar, mientras el cometa sale de la lejanía y se aproxima al sol. Seguida de la lucha de la sonda por llegar al cometa.

Información sacada de:
https://es.wikipedia.org/wiki/Vangelis
http://otrasmusicasotrosmundos.blogspot.com.es/2016/09/vangelis-rosetta_24.html
http://www.esa.int/Our_Activities/Space_Science/Rosetta
Anuncios