El otro día aprovechando la fiesta del cine y como ya había ido antes a ver Un monstruo viene a verme decidí ver La fiesta de las salchichas. Una película que con el precio normal nunca hubiese ido a ver pero que por 2, 90 tampoco está mal.

Antes de contaros mi opinión, aunque con el titular creo que queda claro, os pongo la sinopsis y el tráiler:

“Salchichas, bollos, panecillos, pan de pita… Todos los alimentos viven felices en los estantes de un supermercado, soñando con el instante en que serán elegidos. Pero cuando, por fin, a un pequeño grupo le llega tan esperado momento, descubrirán que su destino no es la Tierra Prometida, sino una situación mucho más cruel de lo que habían imaginado: se los quieren comer. Deciden entonces informar a sus compañeros sobre cuál es la finalidad de su existencia para intentar escapar a un destino tan terrible” (FILMAFFINITY).

Ya sabéis lo mismo que yo cuando entré a ver la película. Y ahora os voy a contar lo que me encontré, puede que haya un poco de SPOILER, así que si no quieres saber más no leas más.

En general la película juega todo el rato con el chiste de un panecillo o bollito y una salchicha, lo que habéis visto en el tráiler durante 90 minutos. También es verdad que contiene alguna que otra reflexión sobre las religiones, el miedo al castigo de los dioses, el conflicto palestino-israelí… La película es una canto a dejar de un lado el odio, el miedo a represalias y a dejarse llevar por los deseos y las pasiones. También contiene algo de metacine al final de la película.

Aunque, contenga tantos mensajes, alguno bastante interesante, las formas son las del chiste. Un chiste verde que la primera vez tiene gracia, y que rompe con los convencionalismos, pero que a lo largo de la película resulta demasiado manído.

A destacar: el chicle rosa que va en silla de ruedas (caricatura de Stephen Hawking) y que es indestructible. También interesante el genial acento de la panecillo espachurrada.

Por lo que mi conclusión es que para 2, 90 no está mal, pero si llego a pagar los casi 7 euros que normalmente me cuesta el cine (por ser estudiante tengo rebaja) me enfado. Algunos puntos graciosos y otros en los que te ríes casi sin ganas porque debe resultar graciosa esa broma, aunque en realidad no está del todo conseguida. Así que si la queréis ver recomiendo a que esperéis para poder verla gratis.

Anuncios