Lo prometido es deuda. Como comentamos en la primera parte de nuestra crónica de El Hormiguero, tuvimos la gran suerte de vivir en directo el programa del pasado miércoles 2 de Noviembre. Manu Tenorio, Nuria Fergó y Natalia fueron los concursantes de Operación Triunfo 1 que fueron al plató de Pablo Motos para comentar las anécdotas más curiosas del talent musical y el famoso reencuentro. Tras hablar de cómo conseguimos asistir al programa, aquí está lo que no se ve en TV. Tras las cámaras de El Hormiguero. 

Funcionamiento

Si el programa empieza a las 21.45h y te citan nada más que 45 minutos antes, ¿no es poco tiempo? Sí, pero el equipo juega al límite. Aunque nos citaron a las 21h, hasta diez minutos más tarde no entramos. Tras esperar en la puerta de la cochera, se entra a la famosa cochera que usan para muchos experimentos en el programa. Allí, alguien de relaciones públicas va llamando al representante de cada grupo/pareja para que enseñe su DNI y avance para hacer otra cola. No por estar antes allí tendrás mejor sitio; eso depende de esa lista que, seguramente, sea el orden de inscripción (como nosotros éramos reservas, entramos los penúltimos).

Para que veáis que piensan en todo, en esa entrada hay un baño al que te avisan que pases si lo necesitas antes del programa (ya que durante la grabación, a pesar del descanso, nadie puede salir del plató). Además, durante la espera dan botellitas de agua a todo el mundo. Hacen falta, ya que hasta las 21.30 o así no empezaron a colocar a la gente dentro; así, los últimos no entramos hasta apenas 5 minutos antes de que comenzara la emisión.

vaya tele.jpg
Camino de entrada al plató. Foto: Vaya Tele

Es un detallito, pero se agradece que el público entre por la misma cortina por la que lo hacen los invitados (otro detallito: justo antes de cruzar la cortina, a la derecha, hay una escaleta del programa). Una vez dentro, te van colocando en los sitios que haya (no, no los eliges tú); en nuestro caso, al ser los últimos y solo 2 personas, nos separaron entre los escalones a pie de plató y la escalera (sí, había mucha gente sentada en la escalera; no es lo más cómodo del mundo, pero por ver el programa merece la pena).

Antes de comenzar, el animador que va a estar todo el programa de cara al público explica las pautas generales. Nada de normas estrictas: el objetivo del programa todo el rato es mantener el buen rollo como ambiente, y eso se nota, por lo que animan al público a no cortarse, a reir, a apaludir… a darlo todo, vaya. Para ello, ese animador permanece todo el programa de cara al público (con una TV con el programa en directo arriba del todo, siempre con una sonrisa, animando y un poco dirigiendo al público en cuanto a risas, aplausos y cuándo cortarlos, para que se sincronice bien con el programa. ¿Quiere decir

az-tv-de-paga
El equipo detrás del programa. Foto: AZ TV de Paga

esto que las reacciones del público son artificiales? No, porque te salen naturales; él las amplía y dirige. Te anima.

La realización está más que pensada: saben qué planos quedan muy chulos en la TV, cómo moverse en cada momento… Así, hay como dos espacios generales: el plató espaciado y la mesa de charla (seamos sinceros, es más charla que entrevista, por lo menos en el programa de OT). Así, durante toda la charla con los invitados, todas las cámaras están pegadas a la mesa. Mientras que en la TV se ve de fábula, como público eso tapa mucha visión, de manera que tienes que mover la cabeza si quieres ver a los invitados (los cuales, según donde estés, se ven un poco lejos). La verdad es que las cámaras tapan bastante visión, de manera que muchas veces acabas mirando a las televisiones de arriba, pero está muy bien descubrir todo el movimiento que hay detrás.

Particularidades

Los descansos y el final seguramente sean distintos en cada programa, por eso no los incluimos en “Funcionamiento”. Seguramente, con invitados muy famosos y menos habituales como actores de Hollywood aprovechen el descanso  y el final para las fotos y autógrafos. Sin embargo, en esta ocasión en el descanso se quedaron todos en sus sitios, recibiendo algunos retoques de maquillaje y hablando un poco entre ellos (sobre todo con respecto al debate posterior, que Pablo Motos veía complicado por toda la gente que había). Con respecto al final, en el programa veréis que se corta en media canción de “Mi música es tu voz”. A diferencia de los rodajes de una película, la acción no se cortó como si todo fuera ficción: la canción siguió, hasta el final, y fue un momento bastante bonito entre invitados y público. Una pena que después ya se despidieran y salieran inmediatamente.

diario-femenino
Contacto con el público fue lo que se echó en falta en el programa. Foto: Diario Femenino.

Por ello, todos los fans salimos escopetados a la puerta de entrada en busca de una foto o autógrafo con los 3 invitados. Mientras esperábamos, por la puerta de al lado de la cochera salieron algunos de los colaboradores, como El Monaguillo (que a pesar de llevar prisa se paró con todos los que se lo pidieron), Marron, Juan y Damián (los 3 súper pacientes con todo el mundo). Tras ellos, por fin empezaron a salir los invitados… e igual que vinieron se fueron, sus coches negros con cristales tintados. La primera, Natalia, solamente se bajó para despedirse de alguien a quién conocía, pero al resto ni una mirada. Después, Manu Tenorio salió sin pararse pero por lo menos lo hizo con la ventanilla bajada y saludando alegremente. Por último, Nuria Fergó sí que pasó olímpicamente sin bajarse ni mirar ni nada. En ese sentido, sí que fue decepcionante para todos los presentes, ya que a parte de las ganas que había, se esperaba que los tres fueran más cercanos a la salida. ¿Prisas de agenda o cuestión personal? Puede que un mix de ambos, pero tampoco se puede juzgar a una persona por unos segundos. Quizás ir a El Hormiguero no es la mejor manera de tener contacto directo con algún famoso, pero desde luego que es una manera más que divertida de verlos en directo.

Anuncios