Un disco más, Vanesa Martín nos sigue demostrando que “hay quien sabe ser magia, aunque nunca llegue a saberlo”

1) Complicidad

Complicidad es uno de esos temas “valor seguro”, todo un acierto como primer single de Munay. Un estribillo pegadizo (como casi todos los de la artista) junto con esas frases “en bruto” tan características de Vanesa (frases que impactan y resultan imposibles de acallar una vez penetran en nosotros). Todo esto hace de Complicidad un trabajo redondo.

Nota: 8/10

2) Ya

Quizás sea mi canción favorita del disco (aunque esta decisión siempre resulta difícil cuando se trata de valorar un trabajo de Vanesa). “Toma mi corazón, yo te lo dejo ahí, pero no olvides deshacerme lo que sé de ti” es una de las frases que aparecen en este tema, y creo que no hace falta mayor justificación para coronarla como una de las posibles aspirantes a favorita.

Nota: 9.5/10

3) Si me abrazas

Aquí tenemos un estribillo con madera de single (y no me extrañaría que fuera de los próximos en salir). “Y me abrazaras tanto, que no dejaras aire entre tu y yo […]”. Estoy segura que más bien pronto que tarde, seremos incapaces de sacarnos este estribillo de la cabeza.

Nota: 8.3/10

4) Inmunes

Otro single perfectamente escogido con una letra que una vez más, nos deja tocados y hundidos: “la calle nos devuelve con violencia las parejas”, “atragantados de fingir indiferencia” o “hicimos del invierno una costumbre” son sentimientos tan universales y tan brutalmente plasmados en palabras, que te hacen sentir escalofríos de pura verdad.

Nota: 8.5/10

5) Que se entere Madrid

Que se entere Madrid quizás sea para mí, la canción más original (o más acertadamente arriesgada), de Munay. Otro pegadizo estribillo que dura prácticamente los tres minutos de la canción, todo con un aire muy urbano. Este tema, pide a gritos un videoclip en la capital.

Nota: 9.4/10

6) Santo y Seña

Un tema muy en la línea de sus primeros discos, donde el estribillo queda tímidamente diluido en unas estrofas de las que no se diferencia demasiado, pero todo ello brillante solucionado con el binomio “Santo y Seña” que hace la canción reconocible desde su primera escucha.

Nota: 8.2/10

7) Te has perdido quién soy

Efectivamente, Te has perdido quién soy es el acústico perfecto, de libro. Quizás, de las cinco canciones que se conocían antes de salir el disco al completo, esta fue la que más me cautivó, especialmente por su introducción, casi susurrada, con una media voz que Vanesa borda como nadie.

Nota: 9.5/10

8) Nunca me conoció

Nunca me conoció es una canción notable, redonda en sí misma (aunque quizás con demasiada letra para poder asimilar a una primera, segunda o tercera escucha, lo que provoca un cierto ahogo al intentar digerirla). A pesar de ello, el estribillo se diferencia bien de las estrofas, y eso es un punto a favor que no todos sus temas logran alcanzar.

Nota: 8/10

9) Sucederá

Me recuerda a sus primeros discos, encajaría bien en el pop de principios de principios de los 2000s; en la actualidad, no lo tengo tan claro.

Nota: 6/10

10) Descubrí

Su instrumental es sin duda la más bonita de todo el disco, comienza la canción y tienes la sensación de estar totalmente presa en un cuento de hadas. Es el tema más melódico del álbum, una balada frágil y tierna a partes iguales. Quizás, la otra canción que lucha por la coronación como favorita de Munay.

Nota: 9.6/10

11) El amor no se explica

“Quien no tiene pasado, no sabe coger vuelo”, cuán cierta es esa frase. No me parece de los mejores temas del disco, más bien una de esas canciones “de relleno” (entiéndase esto en el contexto de que cualquier canción de Vanesa Martín es digna de estar en un disco). Además, los instrumentos de viento (aunque dan un toque distinto), creo que no acaban de encajar en esta canción.

Nota: 5.5/10

12) Manzanas envenenadas

Aunque pueda pecar de cierto aire infantil en su melodía, este sí que me parece un tema perfecto para dar respiro entre desgarradoras baladas que sin duda trazan la línea temática y de estilo en Munay. Es un tema divertido, inocente, de esos que en algún momento del día, de seguro te apetece escuchar.

Nota: 7.5/10

13) Porque queramos vernos

“A gritos y a portazos con la vida”, ¿cuántos no nos hemos sentido así alguna vez? Este es otro de los temas que constituyen un gran acierto en el disco, pura magia. Cuando se tiene temas de esta calidad, no hace falta más que las frágiles notas de un piano, y personalmente, creo que esta canción es carne de acústico.

Nota: 9.5/10

En resumen, Vanesa Martín no decepciona, en un panorama de industria musical en que los productos son cada vez más estereotipados, y la mayoría de las veces carecen de personalidad, encontramos alguien que nos aporta algo diferente: historias que se desgarran en sí mismas, una media voz que se adapta a la perfección al sentido de las letras, y unos estribillos pegadizos sin renunciar a la libertad de creación. Todo al servicio de la historia e historias personales que son las de todos nosotros.

Gracias Vanesa.

Anuncios