Después de este noviembre mágico y Animales fantásticos, queremos que diciembre siga lleno de magia: aquí tienes la receta de la tarta de Harry Potter.

Como todos sabemos, 2016 está siendo un año muy especial para los potterheads después de que la esperada obra de J.K. Rowling, Harry Potter y el legado maldito, viera la luz  y se produjera el ansiado estreno de Animales fantásticos y dónde encontrarlos, con Eddie Redmayne en la piel de Newt Scamander. The Daily Cav quiere que termines tu año con un poco más de magia, por ello vamos a aprender a cocinar el pastel de cumpleaños de Harry que pudimos ver en la primera película.

Te garantizo que la receta es muy sencilla y hará las delicias de brujas, magos y muggles. Sigue leyendo y Accio pastel.

Es recomendable tener el bizcocho preparado con antelación, para que cuando rellenemos y decoremos ya esté frío. Para medir las cantidades vamos a utilizar el recipiente de un yogur, el equivalente a 50 gramos aproximadamente .

Ingredientes para el bizcocho:

  • 1 yogur natural
  • 3 o 4 huevos
  • 1 vaso de yogur lleno de aceite (de oliva o girasol)
  • 1 vaso y medio de yogur de azúcar
  • 1 vaso de yogur de Nesquick/Colacao
  • Cacao en polvo
  • 3 vasos de yogur de harina
  • 1 sobre de levadura royal
  • 1 bote de mermelada para el relleno

En un bol batimos los huevos, una vez batidos añadimos el aceite y el yogur.  Cuando este bien mezclado añadimos el azúcar y después la harina, el Nesquick y el cacao. Es recomendable tamizar la harina con un colador para que nos nos queden grumos. La cantidad de cacao añádela a tu gusto, pero ten en cuenta que amarga; prueba la mezcla y si queda un poco amarga, añade más azúcar. Tampoco debe quedar muy dulce ya que después bañaremos el bizcocho con almíbar. Además, el frosting y el relleno son lo suficientemente dulces. Yo le hecho una cucharada y media, el cacao necesario para que la mezcla coja un tono marrón. Si no tienes cacao, puedes sustituirlo por chocolate derretido al baño maría (creo que 75-100  gramos serán suficientes). por último añadimos la levadura y removemos bien. La mezcla tiene que quedar homogénea, sin grumos.

Hay que precalentar el horno a 200 grados, por lo que lo mejor es ponerlo 15-20 minutos antes de que acabemos la masa; así no perdemos tiempo. Cuando este caliente y tengamos nuestra mezcla lista, bajamos la temperatura a 180 y dejamos el bizcocho aproximadamente 30 minutos. Podemos comprobar si está cocinado pinchando el bizcocho con una varilla de metal, si está hecho, saldrá limpia. Cuando esté listo lo sacamos del horno y lo dejamos reposar.

Mientras el bizcocho está en el horno, podemos hacer el almíbar. Vamos a necesitar 200 ml de agua y 175 gr de azúcar. Normalmente se hace con la misma cantidad de agua y azúcar, pero como el frosting es muy dulce, rebajamos para que no empalague. Ponemos el agua y el azúcar a fuego medio y removemos hasta que espese un poco (entre 20-30). es muy importante no dejar de remover ya que podría convertirse caramelo. Una vez listo lo apartamos y dejamos enfriar. Cuando el bizcocho esté frío, lo partimos horizontalmente por la mitad y quitamos los bordes. Si la parte superior ha crecido mucho podemos cortar una parte para que la superficie quede más lisa. Después de “operar” al bizcocho pintamos con el almíbar las caras que llevarán el relleno.

Ahora llega el momento más divertido: el frosting

Ingredientes:

  • 150 gr de mantequilla en barra
  • 100 gr de queso Philadelfia
  • 200 gr de azúcar glace
  • Colorante alimenticio rosa (si no tenemos, rojo) y verde

Para utilizar la mantequilla debe estar a temperatura ambiente, por lo que sácala de la nevera un rato antes de empezar. En un bol ponemos la mantequilla cortada en cubitos y el queso, lo mezclamos bien con una barilla o máquina amasadora si tienes. Cuando esté bien mezclado añadimos el azúcar glace, tamizado para evitar grumos. Tómatelo con calma, ya que si remueves muy fuerte el azúcar saldrá volando antes de que pienses si era levioosa o leviosaá. Si lo haces a máquina, te recomiendo que lo cubras con un paño para que el desastre no sea mayor.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Cuando los ingredientes estén bien integrados y quede una mezcla suave, es el momento de añadir los colorantes. Separamos una parte pequeña en un bol para el color verde, el resto lo teñiremos de rosa. Yo uso los colorantes en gel de la marca Wilton, pero puedes usar el que quieras, el único inconveniente es que a lo mejor tienes que añadir más para conseguir el color deseado. Si no tienes rosa, añade un poco de colorante rojo hasta que consigas el color, pero sin pasarte. Lo mezclamos bien para que no queden “parches” y el color sea homogéneo.

Con el frosting listo, esparcimos la mermelada en la capa inferior y la tapamos con la cara que nos sobra, haciendo un sándwich. Con una espátula, sellamos los bordes del bizcocho y la cara superior con frosting rosa, para que no se desprendan miguitas de bizcocho. Una vez sellado, cubrimos el pastel con todo el frosting. No te preocupes si no queda perfecto porque no debe quedar así, recuerda que Hagrid se sentó encima. Cuando el Pastel esté totalmente cubierto, Trazamos las rajas del pastel con un palillo y pasamos a escribir nuestro mensaje. En mi caso ha sido Happee Birthdae Elena, ya que era la tarta de cumpleaños de nuestra querida  redactora y potterhead, Elena.

Puedes escribir el mensaje original, para Harry, o sorprender a algún fanático de la saga por su cumpleaños, o porque sí, no necesitamos razones para hacer una tarta muy rica. Para escribir he utilizado una especie de lápiz para repostería, pero no te preocupes, puedes utilizar una manga pastelera con una apertura que no sea muy grande (no necesitamos una boquilla pequeña ya que las letras no son muy finas). Antes de escribir con el frosting, te recomiendo que traces las letras con un palillo a modo de guía. Escribe tu mensaje y voilà. Estoy segura de que no ha sido tan duro como una clase de pociones con Snape.

Comparte la receta si te ha gustado y que la magia te acompañe, espera ¿o era fuerza? En cualquier caso, disfruta de un trozo de tarta mientras ves o lees Harry Potter para una mejor experiencia.

Anuncios