Últimamente en España las series de época y los espías en la 2ª GM están de moda. Todo venido a raíz del gran triunfo de El tiempo entre costuras (que por cierto gran parte de la historia transcurre en África al igual que en esta película, Aliados). Actualmente en la parrilla podemos encontrar Lo que escondían sus ojos en Telecinco con Blanca Suárez de protagonista, basada en la historia del cuñadísimo de Franco (serie que merece un comentario aparte).

Aunque, esta tendencia de época y espías no es un hecho aislado de la TV española, sino que en Hollywood también está volviendo, si es que alguna vez se ha ido. Antes de valorar os pongo la sinopsis y el tráiler para entrar en situación:

“Año 1942 durante la Segunda Guerra Mundial. Max (Brad Pitt) es un espía del bando aliado que se enamora de Marianne (Marion Cotillard), una compañera francesa, tras una peligrosa misión en el norte de África. La pareja comienza una relación amorosa hasta que a él le notifican que Marianne puede que sea una agente doble que trabaja para los nazis.” (FILMAFFINITY).

Empecemos hablando de las espectativas, la verdad es que las mías no eran demasiado altas. Quizá por esa razón me llevé una grata sorpresa. Eso sí, no esperéis un final muy impredecible, el tráiler cuenta casi toda la historia. A pesar de ello es genial ver ese tira y afloja, esa duda de saber qué es real y qué es solo apariencias; Ver esa gran historia de amor con esa gran química entre los dos actores y averiguar cuál es el momento exacto en el que todo pasa de ser una gran mentira a ser un gran amor; Ver a un Brad Pitt que aunque ya bastante mayor, sigue siendo magnífico en pantalla; Volver a disfrutar con el director de Forrest Gump, Robert Zemeckis; y redescubrir a Marion Cotillard.

Una película, con acción, intriga, algunos muy buenos efectos especiales, unos decorados de época que nos trasladan a Casablanca, una gran escena en medio de una tormenta de arena, paisajes espectaculares y sobretodo una historia de amor marcada por una situación política con la que mucha gente sufrió.

Anuncios