Ha llegado la Navidad, tiempo de estar en casa y disfrutar de la familia. Todos tenemos una película que nos apetece ver cada año en estas fechas. Por si queréis sentaros con manta y palomitas os contamos cuáles son nuestros imprescindibles de Navidad.

Love Actually (2003)

(Por Elena Q. – @Elena_Q_L)

love-actually“En Londres, poco antes de las Navidades, se entrelazan una serie de historias divertidas y conmovedoras. “Love, Actually” es una manera abreviada de decir “Love Actually Is All Around” y éste es precisamente el argumento de la película: mires a donde mires, encontrarás el amor en todas partes. Todos los personajes, cada uno a su manera (un primer ministro, una vieja estrella del rock, una asistenta portuguesa que sólo habla su idioma), están relacionados con los aspectos más divertidos, tristes, ingenuos y estúpidos del amor”. (FILMAFFINITY)

Imposible para mí imaginar que pase la Navidad sin ver esta película. Empezando por un reparto de lujo y terminando con un guion que emociona y divierte a partes iguales (a pesar de haberla visto ya varias veces) el largometraje es un imprescindible en esta época del año. No puedo elegir cuál de todas las historias que cuenta es mi favorita pero sin duda no os podéis perder a Bill Nighy haciendo de vieja estrella del rock con su tema “Christmas is all around me”, a Hugh Grant como el Primer Ministro más original de Gran Bretaña o al gran Alan Rickman en un papel muy diferente al de Snape. 8 historias diferentes que nos enseñan que existen muchas maneras de amar.

Pesadilla antes de Navidad (1994)

(Por Mágina Cruz – @CruzCaballero_M)

 “Cuando Resultado de imagen de pesadilla antes de navidadJack Skellington, el Señor de Halloween, descubre la Navidad, se queda fascinado y decide  mejorarla. Sin embargo, su visión de la festividad es totalmente contraria al espíritu navideño. Sus planes incluyen el secuestro de Santa Claus y la introducción de cambios bastante macabros. Sólo su novia Sally es consciente del error que está cometiendo”. (FILMAFFINITY)

Esta película especialmente me encanta verla cada Navidad por varios motivos. Aparte de que fue un film que desafió lo comercial en cuanto a su producción (se realizó con animación en stop-motion, siendo este un proceso lento, minucioso y complejo de grabar), es una película de Disney que asume alto riesgo al ser tan oscura. Pero ya sabemos cómo es el mundo de Burton. Y hablando cinematográficamente es una joya por su búsqueda en en la perfección de la estética visual (los planos tienen una composición bastante compleja, usándose muchos picados y contrapicados en movimiento). El comienzo de la película es un plano picado y poco a poco con un movimiento giratorio va mostrando esos arboles tan singulares.

Saga Scary Movie (2000 – 2001 – 2003 – 2006)Resultado de imagen de scary movie

(Por Rafael Jiménez – @rafa_Jiménez7)

Una película para parodiarlas a todas. Cada entrega de la saga parodia escenas y diálogos de las películas más conocidas de su tiempo, eligiendo una o dos para usarlas como argumentos conductores y parodiando el resto a lo largo del camino. Como constante entre todas, su desternillante y más que talentosa cómica Anna Faris, esposa del chico de moda en Hollywood Chris Pratt y siempre haciendo reír desde la más absoluta seriedad y aparente ingenuidad.

Ya que la Navidad es una época de regalar, qué mejor regalo que una hora y media de risas. Se suele decir que estas películas son para los que no entienden de cine, pero todo lo contrario: los más cinéfilos serán los que más disfruten de estas películas, ya que además de reírse de los chistes entenderán su trasfondo. Son películas del momento, que efectivamente no se recuerdan más de una semana después de verlas, y es por eso que pueden disfrutarse cada Navidad como si fuera la primera. Y este año que está la saga entera en Netflix, no hay excusa que valga.

P.D. Esa aberración llamada Scary Movie 5 (Malcom D. Lee, 2015), ya sin Anna Faris, no se cuenta entre esta saga. Ni siquiera Netflix lo ha hecho. Por algo será.

Mickey Mouse: Una navidad con Mickey (1983)

(Por Erica Delgado – @Erica_Delgado_)

“Adaptación de “A Christmas Carol”, de Charles Dickens, en el que el humilde y agradable Bob Cratchit no puede esperar para volver a casa y compartir con su familia el día de Nochebuena, aunque no haya mucha comida para compartir. Su jefe, Ebenezer Scrooge, es el hombre más tacaño de la ciudad y piensa que la Navidad, debería servir, como cualquier otro día, para ganar dinero. Después de concederle a Boob medio día libre, Scrooge se dirige a casa sin sospechar la tenebrosa sorpresa que le espera…” (FILMAFFINITY)

¿Por qué esta película significa para mi la Navidad? Supongo que la Navidad es una época para recuperar al niño que fuiste, la ilusión con que aguardabas estas fechas y lo especiales que eran para ti. Por este motivo, no sorprende que una película de animación me haga revivir todos esos momentos. Además, los anuncios navideños, los villancicos, ¡incluso los discursos de los Reyes Magos! tienen algo en común: valores que alzan con orgullo y ternura infantil. Y esos son precisamente los cimientos sobre los que se construye esta adaptación de A Christimas Carol (Charles Dicken). Palabras como solidaridad, familia, hogar, bondad o humildad definen a la perfección la sencillez de estos personajes repletos de “fantasía Disney” que tantas cosas nos han enseñado. Por eso yo os recomiendo esta preciosa historia que sin duda os llegará al corazón.

Charlie y la fábrica de chocolate

(Por Andrea López – @AndreaLópez_17)

choco

Charlie Bucket (Freddie Highmore), un niño muy bueno de una familia muy pobre, gana un concurso para disfrutar de una visita de un día a la gigantesca fábrica de chocolate del excéntrico Willy Wonka (Johnny Depp) y su equipo de Oompa-Loompas. Cuatro niños más de diferentes partes del mundo lo acompañan a través de un mundo fantástico y mágico lleno de diferentes sabores“. (FILMAFFINITY)

Salida de entre las páginas del gran libro de Dahl, Charlie y la fábrica de chocolate es una historia que podrán “saborear” tanto niños como adultos estas Navidades. Aún recuerdo verla bajo el árbol, siendo una de las películas que más me recuerda a la Navidad, además de transmitirme gran felicidad y emoción infantil. Solo hace falta poner un pie en esa gran fábrica de sueños para sentir todo calor que transmite la ilusión por el chocolate, los dulces y las sorpresas. Por ello, esta es una gran película que no solo es perfecta para ver tanto en Navidad como en cualquier época del año, sino que además transmite muchos valores como la humildad, la empatía por los demás y el amor por la familia y el compañerismo. Así que estas Navidades reuníos toda la familia porque… ¿qué hay más navideño que el chocolate?

Y para ti, ¿cuál es la película que mejor representa el espíritu navideño?

Anuncios