¿Qué tiene de especial una película protagonizada por animales que cantan y luchan por lograr no solo su sueño, sino también superar sus propios miedos y problemas? No, no es una adivinanza si te digo que la respuesta es en sí la propia pregunta.

¡Canta!, una película dirigida por Garth Jennings que ha llegado estas navidades para deleitar a los más pequeños (y no tanto) con sus números musicales, sus variopintos protagonistas y su estética tan cercana a Zootrópolis, ha venido pisando fuerte y ya está arrasando en España, posicionándose rápidamente, desde su estreno el 22 de diciembre, en las listas más altas en taquilla.

Aunque a primera vista parece similar a todas las comedias musicales animadas, ¡Canta! se desmarca para darnos una producción diferente, fresca, única… ¡es la película animada del año! Divertida a la par que enérgica, revitalizante del género y, sobre todo, cargada de música y sueños, ¡Canta! se ha convertido en una de las películas animadas favoritas del año, a pesar de su reciente estreno a finales de diciembre.

Para empezar, la personalidad de cada personaje es un gran acierto; en este sentido, cada uno de ellos posee la suya, representando diferentes modelos sociales (como esa erizo punky metalera, la elefante tímida e insegura, el gorila delincuente pero con gran corazón o el koala obsesionado con su trabajo pero pasional por él, pasando incluso por una formidable oveja ex cantante y diva de los grandes teatros de antaño). Todos ellos, con su propia trama bien conseguida, sus diálogos y sus obstáculos, dan lugar a una mezcla de personajes tan dispares pero, en conjunto, tan bien combinados, que hacen que no puedas discernir con seguridad cuál es mejor o cuál posee una historia más entrañable.

Todos y cada uno de ellos te aporta algo diferente y único, con valores y moralejas directas, sencillas, claras y bastante emotivas. Se podría decir que aquel que vea esta película podrá crecer en valores junto a cada uno de los personajes.

Por otro lado, la historia está plagada de matices, además de ser un auténtico show en sí misma, un auténtico espectáculo moral y musical.

Y ahí quería llegar yo, a la música, porque… ¡qué voces y qué forma de hacer espectáculo! La película cuenta con su auténtico plato fuerte, que son las canciones elegidas, todas ellas famosas y cantadas alguna vez por todos nosotros, así como de los actores de voz elegidos para ello, entre los que destacan grandes artistas como Seth Woodbury o Tori Kelly, a mi parecer la mejor voz de todas las que se pueden escuchar en la película (y que te sorprenderá descubrir qué personaje es).

En definitiva, ver ¡Canta! es pasar un rato más que agradable y entretenido, pero también es vivir una experiencia donde la música, los valores y un buen ritmo argumentativo lograrán despertarte diversas emociones y que desees volver a verla una y otra vez.

image_content_5793959_20161209195534

Anuncios