Vin Diesel estrena este viernes en España su nueva aventura de acción. Sin embargo, ¿hay más Vin Diesel fuera de las luchas? Este es el otro Vin.

Con xXx: Reactivado (D.J. Caruso, 2017), Vin Diesel presenta una nueva entrega de una de sus más sentidas sagas de acción. Sí, otra vez. El actor californiano estiró su aventura espacial Pitch Black (David Twohy, 2000) hasta una tercera entrega en 2013, su aventura automovilística Fast And Furious (Rob Cohen, 2001) hasta la décima entrega que cerrará la saga en el año 2021 e incluso intentar crear otra saga de aventura mística con El último cazador de brujas (Breck Eisner, 2015). Incluso sin ser impulsado por él personalmente, los proyectos de acción con secuelas como Guardianes de la Galaxia (James Gunn, 2014) parecen dominar su filmografía.

Esta vez, no queremos contar solo la realidad más evidente, sino ir más allá y preguntarnos: ¿eso es todo Vin Diesel? La respuesta, aunque parezca extraña, es no. En su filmografía, se encuentran varios títulos alejados de las secuelas más comerciales a estirar e incluso de la acción típica del actor. Aquí te presentamos a ese Vin Diesel alejado de la acción, para que cuando lo veas este fin de semana en el cine saltando por los aires con una motocicleta huyendo de una explosión recuerdes que ese mismo tío ha protagonizado un drama judicial.

Despertares (Penny Marshall, 1990)

Un melodrama con Robert de Niro y Robin Williams sobre discapacidad nominado a 3 Oscars, incluyendo Mejor Película. Este fue el pequeño gran comienzo de Diesel en el cine, con bastantes años menos y mucho pelo más (sí, tenía pelo, y bien oscuro). Aunque su papel sea bastante menor, como uno de los médicos del hospital, el actor no puede decir que no ha probado el drama más absoluto y típico de Hollywood.

Multi-Facial (Vin Diesel, 1995)

 

Ya no solo se trata de un drama personal sobre que actores que encima protagoniza, sino que además él mismo dirigió este cortometraje. Está hecho a su pleno lucimiento interpretativo, ya que interpreta a un actor que gracias a sus rasgos puede interpretar personajes de diferentes etnias. Un intento de declaración de intenciones que no parece haber culminado en los últimos años.

Strays (Vin Diesel, 1997)

 

Sin embargo, en sus primeros años sí que llevó su drama personal a un gran auge, ya que esta película que además de protagonizar también dirigió fue nominada en el Festival de Sundance de 1997 al Gran Premio del Jurado. Como curiosidad, en esta película ya presenta el personaje de un hombre de clase baja que tiene que sacar a los suyos adelante en un ambiente de cierta pobreza, que sería retomado y ampliado (con ciertas concesiones) en el Dominic Toretto de la saga Fast And Furious.

Salvar al soldado Ryan (Steven Spielberg, 1998)

 

Aunque esta vez haya ciertos toques de acción, Diesel sigue ligado al drama. En el prestigiado film de Spielberg, Diesel seguía tratando de destacar por su drama interior más que por su acción exterior. Esta balanza está invertida actualmente, aunque el año pasado otro gran director le regaló un personaje de guerra dramático en el primer film rodado a 120 fotogramas por segundo, Billy Lynn (Ang Lee, 2016).

El informador (Ben Younger, 2000)

 

Un buen thriller sobre los negocios en bolsa con un drama padre-hijo justo antes de iniciarse en las sagas fantásticas ese mismo año con la historia de Riddick. Nominada a los Premios Independent Spirit de aquel año a mejor ópera prima y guión novel, la película pasó sin pena ni gloria, por lo que Diesel ya podría estar cansado de este cine más minoritario, en busca de un encabezamiento de cartel más popular.

Declaradme culpable (Sidney Lumet, 2006)

 

Ya era Riddick, ya era Toretto, ya era Xander Cage. Con estos célebres personajes, ¿para qué salirse de la acción? Su última incursión hasta la fecha más lejos de las grandes superproducciones vino de la mano del director de la gran película de referencia Network (1976). Su vuelta al drama judicial (y a tener pelo en la cabeza), esta vez con toques de comedia, tuvo una buena acogida entre la crítica y se presentó en la Sección Oficial del Festival de Berlín de 2006.

Hannibal The Conqueror (2017)

Además de todas esas secuelas de sus sagas más lucrativas, Diesel tiene en agenda un nuevo proyecto dramático para rodar este año, con toques eso sí de aventuras, sobre el intento de conquista de Roma del cartaginés Aníbal Barca. ¿Un nuevo intento de resaltar en el drama o una nueva aventura más para sorprender y estirar?

mtv-uk
Vin Diesel con su nuevo proyecto histórico. Foto: MTV UK
Anuncios