La semana pasada llegaba a nuestras carteleras Lo que de verdad importa, una película 100% benéfica dirigida por Paco Arango que ha llenado las salas de cine.

Lo que de verdad importa fue impulsada por Paco Arango a través de la Fundación Aladina de la que es presidente. Lo recaudado irá destinado a los campamentos para niños con enfermedades de SeriousFun Children, una organización fundada por Paul Newman hace 20 años y con la que la Fundación Aladina lleva colaborando muchos años.

En su primer fin de semana la película consiguió colocarse como la cuarta más vista en las salas de cine de España, alcanzando un total de 111.000 espectadores y 757.000 euros de recaudación. Además consiguió la primera posición en número de espectadores por sala. Es por todo esto por lo que se ha ampliado en al menos 100 el número de salas en las que estará disponible este fin de semana. Teniendo en cuenta que el pasado se proyectó en 130 supone casi el doble.

Su sinopsis es la siguiente: “Alec es un ingeniero mecánico inglés incapaz de poner en orden su vida. Cuando su tienda de reparación de aparatos electrónicos, “El curandero”, está a punto de quebrar, un familiar que nunca supo que tenía se ofrece a solucionar sus problemas a cambio de que se traslade un año a Canadá, el lugar de origen de sus antepasados. Allí descubrirá que a su alrededor comienzan a suceder las cosas más incomprensibles. Enfrentarse a sí mismo, a su pasado, a su vida y, sobre todo, al don que nunca supo que tenía, inspirará a las personas que le rodean a creer en algo más allá de lo que se puede explicar.” (FILMAFFINITY)

A pesar de que la principal razón para acudir al cine sea la benéfica, sin duda la película posee muchos otros atractivos.

En primer lugar, hay que destacar el plantel de actores encabezado por Oliver Jackson-Cohen (Lucas en Emerald City)Camilla Luddington (Jo Wilson en Anatomía de Grey) y Jonathan Pryce (ahora en Taboo y antes en Juego de Tronos). Entre los secundarios destacan Jorge García (el famoso Hugo de Perdidos) y Kaitlyn Bernard en el papel de la joven Abigail.

En segundo lugar, Paco Arango (nominado al Goya a Mejor Dirección Novel por su anterior película, Maktub) no sólo ha dirigido la película sino que además ha escrito el guion. Si bien es cierto que no es una película que destaque por una historia muy excepcional sí es bastante original y divertida y mezcla muy bien el mundo real con un toque sobrenatural. Hace pasar un rato muy ameno, en el que te ríes más de una vez con los diálogos o ciertas situaciones que parecen absurdas. No obstante, a pesar de su aparente superficialidad, algunos momentos llegan al corazón del espectador y pueden plantearle ciertas preguntas acerca de la vida. Una película hecha para disfrutar en familia porque tanto niños como adultos lo pueden pasar bien y acceder a los diferentes niveles de contenido. El mejor punto que tiene es que no cae en ningún momento en el drama, sino que se mantiene fiel a su estilo positivo.

Reservo las dos mejores cosas para el final. Por un lado, la banda sonora compuesta por Nathan Wang acompaña perfectamente a las imágenes y hace que no sólo se disfrute a través de la vista sino también del oído.

Por otro lado, lo más destacado y espectacular de la película es la fotografía, a la que contribuyen las impresionantes localizaciones de rodaje en Nueva Escocia (Canadá). Javier Aguirresarobe (que ha trabajado en películas como Los Otros o Mar Adentro) realiza un impecable trabajo en la dirección de fotografía, mostrándonos unos paisajes preciosos y algunos planos inolvidables. Siempre con una luz alegre, acorde al optimismo de la historia, introduce al espectador en un mundo casi idílico sin perder el realismo (de nuevo acorde a la dualidad entre la realidad y el elemento sobrenatural).

Aunque en algunos momentos me sobraron ciertos fundidos entre planos que no parecían tener razón de ser, el resto de la película compensó completamente la experiencia y me hizo pasar un buen rato.

Os animo completamente a ir a verla al cine para colaborar con la fundación a la vez que disfrutais de una película que, en su conjunto, es más que correcta. Si os apetece reíros y pasarlo bien no os la perdáis.

Anuncios