Hoy os traigo quinta entrega de “reacción a”. Esta vez, un poco especial (salto hacia las últimas cuatro canciones que se han dado a conocer) para tratar el tema Rusia – Ucrania, que estos días está de máxima actualidad.

San Marino

Para gozo del eurofan más fiel, vuelve Valentina Monetta, la reina eurovisiva por excelencia (sí, con ésta hace 4 participaciones en el festival). Eso sí, no lo hace sola, sino junto a Jimmie Wilson y cantando Spirit Of The Night, un tema disco que, a mi parecer, es bastante pobre. Un 10 a diva Monetta, un suspenso para la canción (que suena a mal tema de los 80s). Dudo mucho que logre pasar a la final.

Nota: 3/10

Rusia

Creo que para abarcar todas las aristas del tema Rusia me necesitaría una entrada entera, pero vamos a intentar resumir: Rusia lleva a cantar a Ucrania a una chica que se habría mostrado a favor de la anexión de Crimea por parte de su país. Esto podría hacerla entrar en una lista negra de artistas a los que Ucrania tiene prohibida la entrada por manifestarse próximos a dicha anexión. Además, ella va en silla de ruedas y se cree que esto podría ser una estrategia de los rusos para hacer quedar mal a Ucrania si le vetan la entrada al país o en el caso de que ella recibiera abucheos en mayo (cosa que suela pasar con los rusos cada año y ante la cual manifiesto mi absoluto rechazo: lo que une la música no lo debería separar la política). Bueno pues ahora sí, dejando a un lado todo esto que ni suma ni resta a la canción, paso a valorarla:

Flame Is Burning es el tema “moña” con el que sueño cada año y que, puedo ser consciente de que no rebosa calidad, pero a mí me hace sonreír cada vez que lo escucho. No lo puedo evitar: adoro todo lo que rebose azúcar y sea susceptible de una puesta en escena Colhogar (véase In the name of love). Además, Julia Samoylova tiene una voz de otro planeta (cosa que creo, injustamente se está diluyendo entre polémicas por su discapacidad). Por ponerle una pega a la canción, quizás la letra sea demasiado predecible, sencilla. Entra en mi top 5 y por favor que pase a la final, porque yo soy de las que opina que a Rusia se la trata injustamente muchas veces en el festival, y un país no es solo la gente que lo gobierna.

Nota: 8.5/10

Bulgaria

Soy una de esas personas que a día de hoy no es capaz de comprender la posición de Kristian Kostov y su balada Beautiful Mess en las casas de apuestas. Vale que esté muy bien producida y que el chico sea joven (tan solo tiene 17 años) y tenga mucho talento, pero un TOP 5 me parece excesivo. Sinceramente, no logro quedarme con la melodía por más que la escucho, no me transmite nada especial. Parece que pasará a la final. A mí, la verdad, no me convence.

Nota: 7/10

Armenia

Fly With Me de Artsvik ha sido el último tema que se ha dado a conocer este año. A muchos les ha decepcionado la espera. Yo, que siempre me pongo en lo peor, me he llevado una grata alegría. Los sonidos étnicos siempre son un punto a favor, y  además, la de Armenia parece ser una de esas propuestas que no puedes juzgar hasta ver su puesta en escena (donde sospecho, se jugará bastante con la realización). Su semifinal está complicada, pero por mi parte, pasaría el corte (justita) para entrar a la gran final.

Nota: 7.5/10

Y a vosotros, ¿qué os han parecido estas últimas incorporaciones del año?

Anuncios