La semana del Día del Libro llega a su fin y para dar el cierre perfecto, te traemos ese libro que marcó nuestra infancia.

Cuentos enanos de personajes extraordinarios de Gloria Fuertes

(Por Erica Delgado – @Erica_Delgado_ )

bfdf3e8e-e0a4-46b6-88b4-84c1354c1b11Desde bien pequeñita, Gloria Fuertes siempre ha sido mi autora favorita. Mi madre me compraba sus libros como premio por portarme bien cuando debía acompañarla a algún recado. Así que para mí sus libros tienen historia, no solo las de sus entrañables personajes, sino la mía leyéndolos en un supermercado, en la sala de espera del médico o en la cafetería de la piscina municipal. Si algún día tengo hijos (o sobrinos), les leeré estas rimas infantiles (pero tan poco inocentes) de la autora. Si vosotros ya tenéis, también os animo a que se las enseñéis.

En este caso concreto, Cuentos enanos de personajes extraordinarios se articula en torno a tres agrupaciones de personajes: los extraordinarios, las personas corrientes y los animales charlatanes. Desde un Pinocho al que se le olvida su caña de pescar y tiene que hacerlo con la nariz, hasta dos mariposas a las que una rama advierte que no merece la pena discutir sobre cuál es más bella cuando van a vivir un solo día: historias divertidas y enseñanzas necesarias. Este año celebramos el centenario del nacimiento de Gloria Fuertes y ojalá todos los niños tengan la oportunidad de conocer quién fue la poetisa.

El club de los siete secretos de Enid Blyton

(Por Elena Q. – @Elena_Q_L)

clubPrimero de los 15 títulos de la saga homónima escrita por la célebre escritora Enid Blyton, autora de otras series como la de Los cinco o Torres de Malory. Enid Blyton publicó a lo largo de su vida más de 700 novelas dirigidas a un público infantil y juvenil. En este primer tomo, el club formado por los hermanos Peter y Janet y sus amigos Jack, Bárbara, Pamela, Jorge y Colin (acompañados del fiel perro Scamper) se disfrazan para seguir un rastro en la nieve que les lleva a una misteriosa casa en la que se oyen gritos extraños.

Este fue el primer libro que leí de la autora y, a partir de entonces, recuerdo incontables tardes viviendo las aventuras de este curioso club de detectives. Niños como yo que se veían inmersos en situaciones atípicas que hacían su vida muy emocionante, que me enseñaron el valor de la amistad y me inculcaron el amor por las novelas de misterio. De poco más de 100 páginas pero sin dibujos, consiguieron que los leyese uno tras otro sin parar y son los culpables (junto con otros como Harry Potter) de que leer sea hoy mi afición favorita. A pesar de que ya tienen muchos años (se publicaron entre 1949 y 1963) sus historias y valores no pasan de moda y las ediciones antiguas que recuerdo sacar de la biblioteca les dan, si cabe, aún mayor encanto.

Charlie y la fábrica de chocolate de Roald Dahl

(Por Andrea López – @AndreaLopez_17)

charlieylafabricadechocolatelapelicula-790940Si para Machado su infancia eran recuerdos de Castilla, para mí los recuerdos son, sin duda, Charlie y la fábrica de chocolate, uno de los libros infantiles más bonitos a la par que divertidos que he leído a lo largo de toda mi vida. No recuerdo la primera vez que decidí leérmelo, ni siquiera por qué, cuál fue la motivación que me llevó a fijarme en él. Sin embargo, lo hice, lo cogí y lo abrí con la mente en blanco y con ningún tipo de expectativas y entonces… ¡se hizo la magia! Y aquella primera vez que me deleité con este libro, aunque no la recuerdo, sé que supuso un gran descubrimiento que me haría releerlo una y otra vez.

La historia habla sobre Charlie, un niño pobre que vive con sus padres y cuatro abuelos en las afueras de una ciudad donde hay una enorme fábrica de chocolate cerrada y dirigida por Willy Wonka, un enigmático y legendario chocolatero capaz de hacer magia con los dulces. Después de un sorteo a nivel mundial, Charlie junto a otros cuatro niños, tienen la oportunidad de entrar en dicha fábrica, descubriendo un auténtico mundo de maravillas. Un libro cargado de chocolate, muy dulce y hermoso, el cual no solo habla sobre golosinas y chocolate, sino también sobre valores como el respeto, la aceptación y la prudencia. Por ello, marcó mi infancia y considero que todo niño debería leerlo al menos una vez, aunque aviso: es tan adictivo como el chocolate y una vez que lo pruebes… ¡querrás volver a leerlo!

Kika Superbruja y Don Quijote de la Mancha de Ludger Jochmann

(Por María Yolanda Gutiérrez – @m_yolanda_g)

Kika superbruja y don quijote de la manchaNo he sido nunca una niña apasionada por la lectura, pero si el libro me gustaba lo leía sin parar hasta que lo terminaba lo antes posible. Y es el caso de esta colección de libros. Este, en concreto, me lo mandaron en el colegio como deberes y me encantó. Me parecía fascinante que un personaje como era el gran Don Quijote, que de pequeña sonaba demasiado grande, importante, estuviese en mi misma época caminando en un supermercado y todo gracias a una niña con un libro de hechizos. A partir de ahí me fui leyendo uno a uno todos los libros de esta niña “Superbruja”, incluso alguno de la colección de su hermano Dani (aunque ya no tuviera edad para ello).

Dudo mucho que exista alguna persona en España que tenga mi edad y que no haya leído al menos un libro de esta colección. Y este libro fue el principio para mí, fue mis inicios como actual fan de “El Ministerio del Tiempo”, y es que ver a Don Quijote y Sancho Panza caminar como si tal cosa por un supermercado podría estar sacado de cualquier capítulo de esta genial serie. Si aún no lo habéis leído aún estáis a tiempo, podéis poner como excusa a algún familiar pequeño o ser valientes y decir la verdad, y es que uno nunca es demasiado mayor.

Fairy Oak – El secreto de las gemelas

(Por Mágina Cruz. – @CruzCaballero_M)Resultado de imagen de fairy oak

La historia de esta trilogía se desarrolla en el pueblo de Fairy Oak  situado en el valle de Verdellano, un lugar escondido en los pliegues de un tiempo inmortal. Para encontrarlo habría que viajar entre las mesetas escocesas y los acantilados de Normandia, por los valles floridos de Bretaña, entre los verdes prados irlandeses y las bahías del océano. Las protagonistas son dos gemelas, Vainilla y Pervinca Periwinkle, idénticas y distintas a la vez, que poseen poderes opuestos: Luz y Oscuridad.

Este libro es el primero de la trilogía. Recuerdo que lo compre en la Feria del libro que montaban en mi instituto el primer año que entré. Me llamó la atención porque la escritora, Elisabetta Gnone, es periodista y colaboraba con la editorial The Walt Diseny Co. Italy. También creó las las historietas de W.I.T.C.H. Fairy Oak recuerda un poco al mundo de Harry Potter entre los muggles y los magos. Aunque lo que más me fascina es el universo de fantasía y más aún con ese aura céltica y pagana.  Poco después se adaptó la novela al cine, que se estrenó en 2009. Lo recomiendo porque cuando nos vamos haciendo más mayores dejamos de soñar y utilizar la imaginación. Estos mundos de fantasía y ficción han marcado mucho en la generación de los 90/millennials.

Estos son sólo algunos de los libros que más nos gustaron en nuestra infancia. Podéis contarnos en los comentarios cuáles son para vosotros los imprescindibles que todo niño debe leer. ¡Feliz lectura!

Anuncios