Todos tenemos una película cuya banda sonora nos emociona y encanta a partes iguales. Aquí tenéis algunas películas del siglo XXI con mejor música posible.

La música es una parte fundamental de las películas, y la música no son solo las canciones. La Banda Sonora es sonido y también la falta de él y la mayoría de las veces es el gran olvidado del mundo audiovisual. Con esta serie de entradas intentaremos recordar esa parte más “audio” que “visual” del cine. Por eso en esta lista hay películas, no solo musicales, cuya Banda Sonora es de los elementos más destacados, la que hace que el film nos llegue hasta el corazoncito.

El viaje de Chihiro (Joe Hisaishi, 2001)

Joe Hisaishi es un habitual colaborador de Mizayaki en la música de sus películas. Un combo que funciona bastante bien, como es el caso de esta película. El éxito de esta Banda Sonora no es solo de premios, sino que el público corrobora el buen trabajo que Hisaishi ha hecho. Incluso en las facultades de comunicación se usa el film como ejemplo al estudiar la música en el cine. Una música que sin llamar excesivamente la atención nos sumerge, que sabe mezclarse con el ambiente, ese viento que se oye entre las notas de las canciones.

Amelie (Yann Tiersen, 2001)

No podía empezar esta serie de entradas sobre las mejores BSO sin meter a la grandísima Amelie. Es una Banda Sonora distinta a todas, posee una gran personalidad tanto dentro del film como por separado. Son temas que hemos escuchado cientos de veces en situaciones muy diversas, canciones recurrentes que sabes que las pongas donde las pongas quedan bien. Una mezcla entre melancolía y esperanza, sensaciones que casan perfectamente con el mensaje de la película. Canciones que nos llevan a París y que son imposibles de no reconocer al oírlas.

Os dejo un enlace a noescinetodoloquereluce.com donde podéis encontrar un análisis mucho más profundo y con algunos datos muy interesantes.

Across The Universe (Elliot Goldenthal, 2007)

En este caso se trata de un musical basado en la música de “The Beatles”. 32 canciones de los Beatles versionadas que dan cohesión a la historia. Una historia que se va hilando a través de la música y letras de las exitosas canciones del grupo británico. Incluso, los nombres de los personajes se deben a las canciones del grupo como Jude por “Hey Jude” o Lucy por “Lucy in the sky with diamonds”.

Slumdog Millionaire (A.R. Rahman, 2008)

Entre los numerosos premios de esta película, con respecto a la música, destacan el Oscar y el Globo de Oro a la mejor Banda Sonora. Volvemos a una película en la que la música no intenta ser la protagonista, a excepción de la escena final. Sin embargo, su trabajo “secundario” de acompañar a la imagen lo hace a la excepción. Todo con sonidos indios que nos sitúan magníficamente en la historia y en el lugar ne el que transcurre, que nos crean tensión y hacen que no despeguemos los ojos ni en segundo de la pantalla.

El Gran Hotel Budapest (Alexandre Desplat,2014)

Otra ganadora del Oscar a Mejor Banda Sonora. Aunque fue una nominación que pilló por sorpresa a muchos, finalmente la película se hizo con la estatuilla. En este caso también encontramos una música que nos ayuda a situarnos en este lugar exótico en el que se encuentra el hotel, todo gracias a la presencia de algunos instrumentos típicos de Hungría. Otro de los puntos fuertes es el acompañamiento de esa ironía presente en el film, una manera de reforzar la parte humorística y que se consigue gracias a esta estupenda BSO. Aunque, bien es cierto que muchos no son capaces de entender o no comparten esta idea, ven “falta de seriedad” en la composición.

En labutacaazul.com podéis encontrar un análisis mucho más profundo y realizado por alguien que seguro que sabe más que yo.

Estas son solo algunas de las BSO más destacadas de lo que llevamos de siglo, pero hay muchas más. Así que seguiremos sacando entradas sobre este tema, y como siempre, ya sabéis, se aceptan sugerencias.

Anuncios