La autora Shari Lapena da el salto al thriller con una novela que fue todo un fenómeno y estuvo semanas entre los más vendidos del The New York Times.

FICHA BREVE:

Título: La pareja de al lado (The Couple Next Door).

Autora: Shari Lapena

Número de páginas: 392.

Editorial: SUMA.

Sinopsis: “Tu vecina te dijo que preferiría que no llevaras a tu bebé de seis meses a la cena. No es nada personal, simplemente no soporta sus llantos. Tu marido estaba de acuerdo. Después de todo, vivís en la casa de al lado. Podíais llevaros el monitor infantil y turnaros para pasar a verla cada media hora. Tu hija dormía cuando fuiste a comprobar por última vez. Sin embargo, en este momento, mientras subes corriendo las escaleras hasta su habitación envuelta en un absoluto silencio, confirmas que tu peor pesadilla se ha hecho realidad: ha desaparecido. Nunca antes habías tenido que llamar a la policía. Ahora están en tu casa y quién sabe lo que pueden llegar a descubrir”.

Lo recomiendo para: Amantes del género thriller y novela negra, que quieran una historia ligera y sencilla de seguir.

La pareja de al lado ha sido una de las últimas novelas en revolucionar a los amantes del género de la novela negra. Si bien ha sido un libro que me ha enganchado y me ha gustado bastante, no ha sido tan bueno como me esperaba (quizás por las expectativas creadas por su éxito). A continuación os desgrano a fondo sus puntos fuertes y débiles.

En primer lugar, una cosa que me ha sorprendido y me ha gustado bastante es el hecho de que haya pocos personajes. A menudo en este tipo de novelas los autores presentan una gran cantidad de nombres que luego son difíciles de recordar para aumentar la intriga y despistar al lector. En este caso, tener pocos personajes permite indagar mucho más en ellos y presentarlos más profundamente. Eso sí, ya que hay tan pocos me hubiese gustado que se hablase más de algunos de ellos como la madre de la protagonista y el vecino (personaje del que se dan varias pinceladas y que me ha dejado bastante intrigada).

En segundo lugar, la forma de contar la historia creo que es una de las claves que llevan a los lectores a engancharse a la novela. Por una parte, el estilo es ágil y cinematográfico, no se entretiene en excesivas descripciones ni reflexiones y contiene diálogos sencillos, cortos y directos. La escritora va a las claves de la historia, sin andar con rodeos ni mostrar nada que no sea necesario para la trama o para comprender los sentimientos de los personajes. Los capítulos no son excesivamente largos y suelen dejar en suspenso alguna situación o terminar con una revelación impactante. De esta manera, dan ganas de continuar leyendo, sobre todo porque el siguiente episodio suele saltar a otra acción o mostrar un punto de vista distinto, manteniendo el suspense hasta algunas páginas después.

Por otra parte, el narrador es omnisciente y nos va mostrando poco a poco cuáles son los pensamientos de los distintos personajes de la historia. Esto tiene dos consecuencias básicas. Por un lado, gracias a estas incursiones en las mentes de los implicados se comprende muy bien la psicología de cada uno de ellos. Creo que la escritora ha sabido transmitir de forma creíble los sentimientos de los padres ante la desaparición de su hija, de manera que hasta el lector puede sufrir en algunos momentos. Por otro lado, son los propios pensamientos y recuerdos de los personajes los que van dando las claves sobre la historia. Poco a poco se van presentando las razones y antecedentes del conflicto y todas las relaciones que se han establecido o se establecen entre ellos. De esta manera se puede ir elucubrando y sacando conclusiones de las pistas que se van proporcionando. A pesar de esta omnisciencia, la información está bastante bien dosificada y nunca se puede descartar completamente a ninguno de los sospechosos.

Como punto débil destacaría la pérdida de fuerza que sufre la novela en los últimos capítulos. Al principio la falta total de información incita a continuar leyendo para descubrir alguna pista, hasta llegar a una gran revelación. Una vez soltada esta “bomba informativa”, cuando el lector ya creía tener a los personajes controlados, la historia presenta una nueva incógnita. Es a partir de este momento cuando verdaderamente comienzan los diferentes giros que van desviando la sospecha. Sin embargo, llega un momento en el que está bastante claro quién es el culpable y eso hace que las últimas páginas no sean tan interesantes. En el último capítulo el tema del secuestro está ya resuelto y la autora termina con un giro final que no me ha terminado de convencer.

En definitiva, a pesar de que tiene algunos fallos, la historia es interesante y engancha mucho además de transmitir cierta angustia en algunas partes. Es un libro bastante recomendable para los amantes del género o aquellos que se quieran iniciar en él.

Anuncios