Una misma habitación, diferentes personajes en diferentes y paranoicas historias. Entra y descubre el Tinder de la televisión.

Las plataformas de contenido ya se han asentado en el panorama televisivo, y quieren más. Si el drama ya llegó a Netflix con la reducción del fondo de armario y la cancelación de series como Sense 8 en pos de nuevos contenidos originales, HBO una vez más le viene pisando los talones. Mientras presume de su cabeza de cartel como es Juego de Tronos, este verano la plataforma casi novata en España ha estrenado recientemente su novedosa producción con el sello de los hermanos Duplass. Room 104 es una serie de la que, posiblemente, no se hable mucho, al igual que no se suele hacer entre el gran público de Mark y Jay Duplass. Para solventar este problema (lo es: hay que hablar de esta serie y seguir a sus creadores), The Daily CAV te presenta las claves de ambos. En esta ocasión, nos centraremos en el formato, la serie en sí, y próximamente conoceremos más a fondo a sus creadores.

Room_104_teaser
Cartel de neón del título. Foto: Wikipedia

Las preguntas básicas que hay que hacerle a este serie (de verdad, hay que hacerlas antes de verla) son:

¿Qué?

La primera es, sin duda, la más importante y, precisamente por ello, la más complicada. El formato es aparentemente simple: recordando a series de su competidora más directa como son American Horror Story o Black Mirror, se trata de una serie antológica; al igual que esta última, no por temporadas, sino por capítulos. Así, cada entrega de la serie constará de un distinto y muy reducido elenco de actores, una distinta y paranoica historia, con el único punto en común de la más estereotípica habitación de hotel no definida en el espacio o el tiempo. Así, este no-lugar común es la excusa para las historias no comunes que llenarán la habitación de intrigas enrevesadas y personajes que se relacionan de las maneras más extravagantes posibles. Esta proclama en pos del poder de las historias para llenar la pantalla es la fórmula que caracteriza a sus creadores, demostrando cómo pueden rentabilizar el poco presupuesto con derroches de creatividad y el otro gran factor de la serie: la sorpresa. Por ello, preferimos no desvelar el argumento de los capítulos ya conocidos y dejar que cruces la puerta de la habitación totalmente virgen.

Sin embargo, ¿quién habló de novedad total? El gran maestro del suspense ya nos regaló en Alfred Hitchcock presenta fabulosas historias de misterio en formato de minipeliculas independientes para televisión, al igual que la fantasía de The Twilight Zone o la más reciente y ya mencionada Black Mirror. Incluso dentro de la misma HBO, David Lynch impulsó en los 90 el fallido proyecto de serie Hotel Room. Al final, de eso se trata: talento creativo provechoso, que sorprenda más que satisfaga, con un buen giro final, que plantee preguntas más que las resuelva. Por eso avisábamos de que hay que hablar de ella: no solo porque lo merezca, sino porque te incita y lo necesita/necesitarás. Es perfecta la serie para verla/seguirla con gente y comentarla, ya que te da las piezas y ya es tu labor debatir, construir y decidir qué narices acabas de ver.

innovation mcc
Otras series antológicas. Foto: innovation mcc

¿Cómo?

Más prácticamente, la serie cuenta con nombres y claves específicas. Los ya mencionados hermanos Duplass son los showrunners de la serie, a la vez que escritores de los capítulos (de momento, Mark solo en los 2 primeros) y, próximamente, propios protagonistas de sus historias. En cuanto al reparto, encontraremos nombres tan variados como los de James Van Der Beek, Orlando Jones, Ethan Kent, Gavin Kent, Amy Landecker, Natalie Morgan, Ross Partridge, Tony Todd, Will Tranfo, Nat Wolff, entre muchos otros. En cuanto a la planificación, no esperes salir de la habitación: dentro de las cuatro paredes ocurre toda la acción, lo que proporciona la ventaja de un intrigante espacio off (en el segundo capítulo, ¿cuándo volverá el marido?) y una ventana a la imaginación de los precedentes que han llevado hasta ese punto. Eso sí, tendrá poco, pero bien provecho que se le saca: la iluminación está muy bien definida y todos los recovecos y objetos de la habitación serán bien utilizados.

collider
Los creativos hermanos Jay y Mark Duplass. Foto: Collider

¿Cuánto?

Siguiendo la estela de la creatividad con pocos medios, sorprende que cada historia pueda plantearse en su totalidad con una duración de entre 20 y 30 minutos por capítulos. En esta primera temporada, los Duplass nos contarán 12 historias diferentes. Según sus propias palabras, quieren ser el Tinder de la Televisión: “En esta era del ‘peak TV’, donde hay tanto que ver (…) queremos que Room 104  sea una experiencia de cita informal. Entras, ves un episodio, practicas sexo con ese episodio y ni siquiera tienes que volver”. Puede ser tu serie del ratillo o del maratón. Eso sí, advertimos: durará poco tiempo el capítulo, pero te obligará a estar pensando/hablando sobre él más tiempo del que has empleado en verlo. A veces, menos es más.

¿Cuándo?

Si has llegado al punto de decir “vale, quiero entrar en el hotel, dónde está mi llave”. Desde su estreno el último fin de semana de Julio, cada sábado durante estos próximos tres meses podrás disfrutar de un nuevo capíutlo de Room 104. Y ante el último interrogante que, realmente, es tan obvio que ni lo hemos planteado, solo queda decir que el dónde podrás obtener tu llave a la habitación 104 es el catálogo de HBO. ¿No te atrae por el precio o por el contenido en sí? Un pequeño consejo: tienes un mes de prueba gratis, por lo que podrás disfrutar de los 2 capítulos ya emitidos más otros 4 del mes que tendrás, además de cualquier otra serie grande (la actualmente en emisión Juego de Tronos) o más pequeña, como esta. Al fin y al cabo, gracias a este “regalito”, estoy ahora mismo aconsejándote esta serie.

Sin título
Interfaz de HBO con la serie. Foto: The Daily CAv
Anuncios