El pasado sábado 5 de agosto se celebró el último concierto perteneciente al Festival JazzÁndaluz, el cual ha tenido lugar durante los días 3, 4 y 5 de agosto en la localidad de Priego de Córdoba.

El Festival de JazzÁndaluz ha arrasado este año en Priego de Córdoba, celebrando ya su segunda edición con gran éxito de público. Gran parte de los prieguenses han podido acudir a este festival en el bonito recinto del Recreo de Castilla, lugar que, a pesar de su reciente restauración, ya se ha convertido en todo un emblema de la localidad y de sus habitantes, siendo la zona idónea para reunir música y naturaleza. Además, ya ha acogido anteriormente otros eventos como el recital de poesía y canto en honor a Miguel Hernández el pasado 31 de julio, donde tuvimos el placer de escuchar a Antonio López Serrano al piano, Luis Santana al canto lírico y a Luis del Olmo recitando los poemas.

captura.jpg

La 2ª edición del Festival de JazzÁndaluz logró reunir en su último día a una gran variedad de prieguenses, completando la totalidad del aforo (el cual era al aire libre y gratis). Además, las zonas anexas y periféricas del Recreo de Castilla también se llenaron de personas que, al no encontrar asiento, tuvieron que ingeniárselas para poder escuchar el bello concierto con el que nos deleitaron el último día del festival.

Los protagonistas de anoche fueron el veterano pianista Chano Domínguez, el bailaor flamenco Daniel Navarro, el guitarrista clásico Eduardo Guerrero, el percusionista Pablo Domínguez, el contrabanjista Antonio del Caño, el flautista Sergio de Lope y el desgarrador cantaor flamenco Blas Córdoba “El kejío”. Todos, de una manera u otra, nos regalaron un momento inolvidable de música donde la melodía (improvisada en muchos fragmentos) oscilaba entre el jazz y el flamenco más “rajao”.

jazz 2

En su totalidad pudimos asistir a un espectáculo donde destacaron principalmente los sentidos, la emoción y el ritmo interno, pudiendo apreciar a unos auténticos artistas sobre el escenario. En especial me gustaría resaltar la labor de Chano, cuyas manos bailaban y “taconeaban” sobre las teclas del piano a una velocidad y sentimiento envidiables. Además, este artista posee un gran currículum, habiendo adaptado la música de la película Iberia, de Carlos Saura.

jazz.jpg

Toda una fusión entre jazz y flamenco donde no faltó el taconeo, el cante, los diversos instrumentos y, por supuesto, las palmas, que lograron introducir ese ritmo semi-improvisado en los allí asistentes, los cuales no podían reprimir sendos “bravos” y fuertes aplausos al final de cada una de las actuaciones.

Una vez más, se demuestra que en Priego sí hay pasión por la cultura y el arte. Una vez más, aquella noche dejó ver cómo los ciudadanos del lugar desean encarecidamente que en esta localidad vengan más espectáculos así, más muestras de arte, más maravillas como las que se pudieron apreciar en la noche del sábado 5 de agosto. Una vez más, solo una vez más, Priego se llena de música y naturaleza esperando ansioso que, en los próximos años, estos espectáculos se repitan porque aquí los ciudadanos estarán esperando con las manos preparadas para aplaudir el arte.

Anuncios